Portada » Blog » El baloncesto amateur de la NCAA frente a los derechos de imagen.

El baloncesto amateur de la NCAA frente a los derechos de imagen.

La NCAA ha dado un vuelco a los derechos de imagen de los jugadores, parece que podrán recibir cierto porcentaje[1]. Pero, ¿a qué se debe este inminente cambio? ¿Por qué se viene reclamando desde tiempo atrás?


Es importante señalar que la NCAA generó sólo en 2018 aproximadamente 1 millón de dólares[2].


Paralelamente, hay que conocer el desarrollo de la NBA G-League[3] y cómo se ha convertido en una opción diferente a la NCAA. Esta alternativa es más atractiva para un jugador joven porque sus ingresos se ven incrementados -de forma legal-. Es más, un ejemplo es «Jalen Green, en cuanto su participación en el programa de desarrollo de la G-League implica un salario de hasta 500.000 dólares, con unos ingresos que pueden llegar al millón en función de los incentivos personales que el joven» haya acordado como primas por partidos jugados, «trabajos para la comunidad, etc». Cabe hacer hincapié que en la NCAA -teóricamente- no recibiría sueldo alguno[4], -pero sí educación, alta competición y visibilidad mediática-.

Es más, la NCAA se rige por el principio del amateurismo, y, en palabras de su presidente (Mark Emmert), remunerar a los deportistas sería la muerte del deporte universitario.

«Student-athletes shall be amateurs in an intercollegiate sport, and their participation should be motivated primarily by education and by the physical, mental and social benefits to be derived. Student participation in intercollegiate athletics is an avocation, and student-athletes should be protected from exploitation by professional and commercial enterprises» (article 2 – Principles for conduct of intercollegiate athletics, Division I Manual, effective august 1, 2019[5]).

Se deduce de este principio que la intención primaria de la NCAA es proteger a sus estudiantes de la explotación comercial que podría genera «su juego» -y que de hecho, genera-. Entendería la imposición de este principio si la propia NCAA estuviera alejada del mundo comercial y si las fuentes de ingresos fueran limitadas también para la organización. Sin embargo, no es así, se ha pervertido y probablemente, la NCAA reciba en concepto de sponsors más de lo que podría recibir una liga doméstica profesional, y todo ello, a costa de la imagen de sus jugadores. Dicho de otra forma, ¿no sería lógico que la propia organización, que, por cierto, se define como «sin ánimo de lucro», sea consecuente con sus principios?

¿Que la NCAA reciba tal cantidad de dólares implica necesariamente que el nivel de los jugadores mejore? En teoría, la liga se basa en los beneficios educativos, sociales, físicos y mentales, según el principio del amateurismo. En este sentido, ¿es necesaria la promoción publicitaria de sus jugadores para que su nivel deportivo y académico sea excelente? Probablemente si tal dinero se destinare en exclusiva a la mejora de las instalaciones, material y en general a la mejora del sistema universitario, indirectamente sí estaría relacionado, pero entiendo que se entremezclan con otros factores, teóricamente ilegítimos para la propia NCAA, de acuerdo con sus normas y principios y no veo como pueden encajar finalmente.

Por ello, si los deportistas han de mantenerse alejados de todo sponsor, ¿por qué su organización -la NCAA- que pregona el amateurismo obtiene beneficios como si fuera una organización profesional? Y, a mayores, ¿por qué se usa la imagen de aquellos que tienen estatutariamente prohibido usarla?

La «clear line of demarcation» entre «college athtletics» y «profesional sports» en ocasiones es bastante débil, en mi opinión.

Pero bueno, sigamos. ¿Cuáles son los gastos necesarios para que un atleta compita en la NCAA? (a) comidas; (b) alojamiento; (c) equipación ; (d) entrenamiento; (e) segur médico; (f) transporte («expenses to and from practice and competition, cost of transportation from home to training/practice site at the beginning of the season/preparation for an event and from training/practice/event site to home at the end of season/ event»); (g) tratamiento medico y fisio; (h) uso de las instalaciones; (i) cuota de ingreso; (j) otros gastos razonables. Claramente se indica que cualquier otro pago está prohibido para el jugador, de hecho, es la esencia del «amateur status».

Ahora bien, ¿cómo pierde un jugador tal estatus y, por ende, su posibilidad de participación en la División I?:
(a) Si utiliza su habilidad atlética (directa o indirectamente) para pagar en cualquier forma en ese deporte;
(b) Si acepta una promesa de pago, incluso si dicho pago se recibe después de la finalización de la participación en un deporte intercolegial;
(c) Si firma un contrato o compromiso de cualquier tipo para jugar en el atletismo profesional, independientemente de su obligatoriedad legal o de cualquier contraprestación recibida, salvo lo permitido en el Estatuto 12.2.5.1;
(d) Si recibe, directa o indirectamente, un salario, reembolso de gastos o cualquier otra forma de asistencia financiera de una organización deportiva profesional basada en la habilidad o participación en el atletismo, excepto en los casos permitidos por las normas y reglamentos de la NCAA; – Esto imagino que se tendrá que modificar pues yo me pregunto, ¿cómo un jugador de 18 años recién llegado a Estados Unidos va a gestionar una compensación económica elevada? ¿No supondría una posición de desventaja para el jugador con respecto a la posición de la NCAA y de la propia Universidad?
(e) Si compite en cualquier equipo de atletismo profesional según el Estatuto 12.02.12, incluso si no se ha recibido ningún pago o remuneración por los gastos, salvo lo permitido en el Estatuto 12.2.3.2.1;
(f) Si después de la inscripción inicial a tiempo completo en la universidad, entra en un proyecto profesional (véase el Estatuto 12.2.4); o
(g) Si llega a un acuerdo con un agente, ¿la reforma implicará que los agentes estarán permitidos?Por supuesto, como se viene indicando, hasta el momento, se ha prohibido cualquier forma de pago (12.02.10).

Es interesante también el artículo 13.10.2.4 en el que se permite fotografiar al «prospective student-athelete» en la visita al campus universitario; sin embargo, no puede ser entrevistado ni por TV ni por radio, supuestamente, ni por supuesto, recibir compensación por ello.

Uno de los motivos del cambio sustancial que -sino me equivoco- se implementará a partir del 2021, imagino que es evitar que los jugadores se vayan antes de finalizar su periodo universitario a ligas profesionales para recibir la compensación que le corresponde por el uso de su imagen, entre otras cosas, como el salario – como veíamos en el caso anterior de la G-League-[6].

Asimismo, California también ha estado revolucionando la normativa de la NCAA con el «Student Athlete Bill of Rights» donde se posibilita el pago derivado de los derechos de imagen, con ciertas salvedades[7]y[8].

No obstante todo lo anterior, al fin y al cabo, el sistema de la NCAA da la posibilidad de compatibilizar los estudios universitarios con su desarrollo baloncestístico. En ningún otro sistema se da la posibilidad de competir a tal nivel y estudiar al mismo tiempo. Pues no olvidemos que no todos llegan a la NBA, no todos llegan a ser profesionales y en la mayor parte de los casos, su carrera baloncestística acaba y se ven con edad temprana con la necesidad de entrar en el mercado laboral.

Dando un vuelco de nuevo a la última reflexión, es muy muy interesante ver el documental sobre el caso del agente Christian Dawkins «The Scheme» [Si lo quieres ver, para ya de leer]. Resulta que este agente a través de una empresa llamada «Loyd» supuestamente sobornaba a entrenadores para que aquellos ficharan a jugadores y compensaran a sus familias con ayudas de cientos de miles de dólares. Es curioso porque el vehículo financiero estaba configurado por un agente infiltrado del FBI -Jeff D’Angelo, nombre ficticio- y un asesor financiero -Marty Blazer- que estaba colaborando con el FBI para evitar condenas por otros delitos[9].

Otra curiosidad antes de continuar, Marty Blazer «robaba dinero» para invertirlo en una producción cinematográfica, la película en cuestión se llamaba «Mafia». Al final, testificó durante 4 días, por la defensa frente a 67 años de prisión y finalmente solo se llevó 10 años.

El FBI tras tres meses de escuchas, condenó a Christian D., sin embargo, los entrenadores salieron «impolutos». Y lo que me sorprende de todo es que, a día de hoy, la clandestinidad de los pagos a jugadores y a sus familias no es tan clandestino pues hasta el FBI lo conoce. Se desconoce por qué se encubren las conversaciones en las que los entrenadores tratan y aceptan captaciones de jugadores y ofertas de dinero…Probablemente sea porque si se hubiera condenado a 4 entrenadores, la estructura se destaparía porque podrían condenar a 80, según dicen en el documental. Por supuesto, afecta al derecho de defensa del agente de representación que fue condenando ya que no se permitió por parte del tribunal mostrar las conversaciones de aquellos entrenadores, pero, añado… un agente es un intermediario, con lo cual, sí o sí ha de haber más personas involucradas, ¿no?

Supongamos que Google quiere conseguir al mejor programador y lanza un programa en todos los institutos. Dan con uno y le comentan: te pagaremos 20.000 dólares y serás nuestro becario en verano. Cuando finalices la universidad podrás trabajar con nosotros. Por supuesto, la noticia se publicaría en la prensa, en televisión, radio,… Sería un compromiso, una manera de motivar a los estudiantes. ¿Qué diferencia hay con respecto al jugador de baloncesto de instituto?

Ahora bien, si Google le dijera, ven a trabajar para nosotros en verano y no te pagamos. Nosotros nos quedamos con todos tus beneficios. ¿Curioso no? No obstante, el deporte amateur se mantienen al margen de mercado, al menos, de forma legítima para su organización. Todo el sector gana miles de millones gracias al principio de que debe de ser gratis por ser practicado por jugadores no profesionales. No hay diferencia con respecto a la beca de Google, simplemente, se ha instaurado el concepto deporte amateur.

Es innegable que se trata de un negocio, de facto, ninguna actividad amateur genera mil millones de dólares cada año -sólo en derechos de televión-. A mayores, no se paga impuestos porque es una organización sin ánimo de lucro. Con lo cual, por ser de tal naturaleza, parece ser que no tributa

Concluyo, ¿será la reforma sobre los derechos de imagen una forma de superar la clandestinidad tan asentada, al menos, de forma parcheada?

Un saludo, Montse

[1] Cambios recomendados por el grupo de trabajo de la NCAA: https://www.solobasket.com/nba/ingresos-por-publicidad-la-propuesta-que-plantea-la-ncaa-ante-la-fuga-de-talento

[2]https://www.palco23.com/competiciones/la-ncaa-permitira-a-los-atletas-cobrar-por-sus-derechos-de-imagen-y-patrocinio.html

[3]https://gleague.nba.com/about/

[4]https://www.gigantes.com/nba/gleague/jugadores-g-league/

[5]https://www.ncaapublications.com/p-4577-2019-2020-ncaa-division-i-manual-august-version-available-for-presell-now.aspx[

6] Podcast: Why Top Recruits are choosing The G League https://open.spotify.com/show/3y1VbeSonv072mTjX2DsJM?si=UBCG6h-mRc2kCtNIJZXrhg[7]http://leginfo.legislature.ca.gov/faces/billNavClient.xhtml?bill_id=201120120SB1525[8]https://www.solobasket.com/nba/la-ncaa-permitira-sus-jugadores-cobrar-por-su-nombre-e-imagen[9]https://www.wsj.com/articles/fbi-agent-in-basketball-corruption-probe-is-accused-of-misconduct-1518085801