Portada » Blog » Golf: naturaleza jurídica del hándicap y el nuevo World Handicap System.

Golf: naturaleza jurídica del hándicap y el nuevo World Handicap System.

– «¿Juegas al golf?»

– «No, ¡pero si eso no es deporte!»

¿A quién le suena esta conversación? La verdad es que no es el momento ni el lugar para reivindicar esta modalidad deportiva, pero invito a todo aquel que no lo haya probado que lo intente, porque no lo podrá dejar…Sí, engancha. A mí, particularmente, me relaja. Es sencillo, una bola, un palo, el campo y tú compitiendo contra ti mismo. Es, en esencia, un juego de honor, es más, «observar las normas de honor debería estar tan grabado en este deporte que a nadie se le ocurriera jugar de forma deshonrosa» (escribían Harvey Penick y Bud Shrake en el Pequeño Libro Verde del Golf).

Y si no convenzo con palabras, adjunto una instantánea de Las Caldas, hasta el momento mi campo favorito, aunque también el más complejo por su situación… Asturias, mi paraíso natural.

Antes de divagar sobre la naturaleza jurídica del hándicap y cómo funciona el nuevo sistema mundial, cabe hacer unos apuntes previos para entender el juego de una forma sencilla.

Así, es lógico pensar que un jugador ha de meter la bola en el hoyo dando los mínimos golpes posibles. Ahora bien, ¿cómo se contabiliza? Se lleva a cabo a través del «PAR» (Professional Average Result), esto es, el número medio de golpes que debería hacer un golfista para meter la bola en el agujero de cada hoyo del campo. A modo aclaratorio, en un hoyo «par 4» es necesario una media de 4 golpes para llegar a meter bola, sin embargo, otros jugadores meterán la bola en 3, otros en 5, o incluso en 2, aunque la media sea en 4 golpes, de ahí que un jugador con menos experiencia y menos nivel pueda jugar con otro de más nivel. A propósito, los campos de golf suelen ser: par 5, par 4 o par 3, por ello, entre golfistas, se suele decir… este campo es un par 72 ya que es necesario unos 72 golpes para vencer el recorrido. En este sentido, para que los jugadores puedan competir con otros de diferente nivel se crea la figura del hándicap. Hándicap: medida de la habilidad demostrada de un jugador en un campo de golf con una dificultad de juego estándar[1] con el objetivo de igualar a jugadores de diverso nivel -almacenados en España en el Servidor Central de Hándicaps -SCH-[2]; y, según la Real Academia Española, hándicap se define en su acepción (3): «en el juego del golf, número de golpes adjudicados antes de empezar a jugar».

El concepto hándicap se debe desglosar en hándicap de campo[3]; hándicap de juego; hándicap de los hoyos y hándicap más bajo. Se pretende limitar las competiciones a hándicap 30 o menos, si bien, queda a discreción del Comité de Competición organizador.

A destacar las siguientes fórmulas:

También se han de destacar las diferentes -nuevas-categorías:

Hay diversas formas de juego stableford-por puntos-, medal-por golpes; match play; mejor bola; copa Canadá, […] y muchas más variantes, pero, al fin y al cabo, en cualquier tipo de partido, el final es igual, el que hubiere logrado el mejor resultado, será el honorífico ganador -y el otro, el pagador de la cerveza de después en el hoyo «19».

Definitivamente, el nivel de tu juego se marca por tu propio hándicap, no por el número de premios obtenidos en los múltiples torneos organizados a lo largo de la temporada y/o por partidos ganados o perdidos. Pero, a nivel jurídico, ¿qué es el hándicap? ¿De qué naturaleza hablamos? ¿pública o privada? Teniendo en cuenta nuestro modelo deportivo, directamente y sin miramientos, me voy a decantar por su carácter público.

Me explico, el hándicap es un paso posterior a la obtención de la licencia federativa, sin hándicap no está permitido salir al campo para participar en competiciones oficiales, «pero nada obsta para que pueda jugar al golf o incluso jugar partidos fuera de competición» (Sentencia de la Audiencia Nacional, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 1ª, de 29 de septiembre de 2011).

De un lado, es sabido que la licencia, es para cualquier competición oficial federada un condicionante de participación. Se ha valorado por los tribunales como una autorización administrativa, como un título habilitante. De otro lado, y como particularidad del golf, sin licencia y sin hándicap no es posible participar en competiciones oficiales, y así se extrae del art. 32. 4 la Ley 10/1990, del Deporte (LD) y del art. 5 de los Estatutos de la Real Federación Española de Golf (RFEG).

Dice el artículo 32.4 LD: «Para la participación en cualquier competición deportiva oficial, además del cumplimiento de los requisitos específicos que se exijan en cada caso, de acuerdo con el marco competencial vigente, será preciso estar en posesión de una licencia deportiva…». Y así se desarrolla en el artículo 5 de los Estatutos de la federación en cuanto «Los deportistas jugadores aficionados participantes deberán estar en posesión de la correspondiente licencia en vigor y con hándicap que le habilite para tal participación»

Por tanto, encontramos a bote pronto, una posible concepción del hándicap con naturaleza pública. O, dicho de otra manera, de entre las funciones públicas delegadas de la Real Federación Española de Golf -y de las respectivas Federaciones Autonómicas- se encuentra la de expedir licencias y otorgar hándicap habilitante a través de los exámenes y/o pruebas teóricos o prácticas sobre su habilidad- en aplicación de aquellos requisitos específicos de esta modalidad. No sólo no es posible participar sin hándicap, sino que el régimen disciplinario deportivo, en aras a preservar esta obligación, otorga potestad a las federaciones deportivas para sancionar en caso de ejercer conductas muy graves, graves o leves en relación con el propio hándicap[4]. Otra nota más sobre su posible carácter público. No obstante, podría ser una función privada con posible aplicación del régimen disciplinario, pero, me decanto por su consideración de iguales caracteres publificados a los de la licencia, al menos, en nuestro modelo deportivo, en cumplimiento de requisitos adicionales regulados en el artículo 32.4 LD.

Por ejemplo, es una infracción muy grave tipificada en el art. 93.1. f) de los Estatutos de la RFEG: «La declaración deliberada por parte de un jugador aficionado de un hándicap distinto al suyo, con el fin de obtener una determinada clasificación diferente de la que le hubiera correspondido en cualquier prueba y la ayuda deliberada de cualquier jugador o técnico para cometer tal falta». Consecuentemente, se tipifican sanciones tales como la retirada de la licencia y/o del hándicap («Retirada del hándicap a perpetuidad o de dos a cinco años», artículo 97.1 c) de los Estatutos de la RFEG, o, de un mes a dos años para el caso de infracciones graves).

El golf se diferencia de otras modalidades por este concepto, entre otras cuestiones. Y es que, en baloncesto, por ejemplo, «el jugador obtiene una licencia, pero la federación no le exige una determinada -habilidad- para participar en sus competiciones; ya será el club -o SAD- el que decida si cumple -o no- las expectativas. Podría pensarse que sí ocurre con los entrenadores, pero los diferentes -niveles- sólo implican la superación de determinados requisitos que, en ningún caso, valoran la aptitud que tenga para ocupar un puesto de trabajo del nivel que tenga adquirido; simplemente le habilitan para el ejercicio de una profesión que puede ejercer teniendo la correspondiente licencia»[5]. No es valorada su calidad, ni se pondera la dificultad del equipo contrario, ni del campo, ni de las condiciones meteorológicas, […].

u naturaleza pública se desvirtúa en otros ámbitos territoriales, donde las funciones de las federaciones son exclusivamente de derecho privado, y así, el modelo deportivo planteado por la EGA (European Golf Association) se rige por normas de Derecho privado suizo; al igual que la USGA sostenida por normas de derecho privado cuyo ámbito de intervención se encuentra en Estados Unidos, sus territorios y Méjico; o, bien, el R&A con sede en St. Andrews, Escocia con ámbito de intervención en el resto del mundo, por supuesto, con un modelo de derecho privado; o GA (Golf Australia); o CONGU (Council of Nations Golf Unions) o SAGA (South Africa Golf Association); o AAG (Argentina y Uruguay).

Ahora bien, una cuestión es la naturaleza de la licencia y del hándicap y otra distinta es cómo se calcula. O, al menos, así lo entiendo yo, pues las fórmulas que se aplican no interfieren en su naturaleza. No obstante, caben dudas razonables dado que desde enero de 2020 se ha uniformizado el sistema mundial del hándicap por aplicación de unas reglas emitidas, en esencia, por un ente completamente privado. En este sentido, y una vez que se presenta en el estadío estatal-español, ¿se convierte en un título habilitante administrativo por incorporarse a un modelo deportivo intervencionista ó queda al margen del sistema? Me sigo decantando por su consideración jurídico-pública en aplicación de la Ley del Deporte y de las normas que desarrollan el mencionado artículo 32.4. Es más, la licencia federada en otras jurisdicciones a nivel internacional, tienen consideración jurídico-privada y nada cambia en el funcionamiento a nivel práctico deportivo, aunque sí a nivel jurídico. Y, así se indica en las nuevas Reglas del Sistema de Hándicap en cuanto «la administración y supervisión del sistema en cada país seguirán siendo la responsabilidad de las asociaciones nacionales» Y, añade que se otorga cierta discreción para adaptar el sistema a su propia cultura golfística, de lo que deduzco que el hándicap se adapta al modelo golfístico español, es decir, un modelo intervencionista.

En este contexto, resulta que el 1 de enero de 2020 entró en vigor un nuevo sistema de hándicap a nivel mundial -World Handicap System (ver vídeo). Su objetivo es establecer una única medida de habilidad golfística uniformizada. Más en concreto, tiene 3 fines: (i) fomentar que el máximo número posible de jugadores de golf obtengan y mantengan un hándicap, (ii) permitir que jugadores de diferentes habilidades, sexo y nacionalidades lleven su hándicap a cualquier campo del mundo y que puedan competir de forma justa; (iii) reflejar con suficiente precisión el resultado que un jugador es capaz de conseguir en cualquier campo del mundo en condiciones normales de juego.

(Prólogo de las Reglas del sistema del Hándicap publicadas por la Real Federación Española de Golf)

Se contienen de 7 Reglas: (1) Objetivo y autorización; obtener un Hándicap; (2) Resultados válidos a efectos de hándicap; (3) Ajuste a los resultados de los hoyos; (4) entregar un resultado; (5) cálculo del hándicap; (6) cálculo del hándicap de campo y del hándicap de juego; (7) administración del hándicap. Además, contiene una serie de apéndices dignos de mención: (A) derechos y responsabilidades; (B) ficha de actividad del jugador; (C) porcentaje de hándicap; (D) revisión de hándicap; (E) asignación del hándicap de los hoyos; (F) establecimiento del par; (G) el campo de golf, valor del campo y valor slope; (Z) procedimientos específicos para jugadores de hándicap alto.

Como se dejaba entrever, en golf, se tienen en cuenta una serie de variables que en otras modalidades no aplican. Para calcular el hándicap se usa el resultado obtenido con respecto a: (a) dificultad de campo; (b) valor de campo; (c) slope de campo; (d) así como cualquier condición meteorológica del día como son el viento y la lluvia.

Antes el hándicap se basaba en cada resultado, con el nuevo sistema, se tiene en cuenta una media con el fin de intentar reflejar con más precisión la habilidad real del jugador. Por ello, se valora la media de los 8 mejores resultados de los últimos 20 jugados. Al descartarse los peores resultados, el hándicap refleja el resultado más probable en los mejores días. También tiene en cuenta el hándicap más bajo de los últimos 12 meses y garantiza que los días más complicados o con peor toque no hagan que el hándicap suba demasiado por encima de ese hándicap más bajo. En circunstancias normales, el hándicap no debería subir más de 5 golpes en un periodo continuo de 12 meses.


Los jugadores también pueden tener días muy buenos. Los jóvenes y también los principiantes pueden mejorar de forma considerable en un periodo de tiempo muy corto, el sistema identifica esto y aplica bajadas adicionales de un jugador que consigue un resultado de 7 golpes o más por debajo de su hándicap actual. El sistema no siempre detectará un cambio real en la habilidad del jugador, por eso, el Comité de Competición de cada club puede ajustar el hándicap de un jugador para reflejar mejor su nivel, cuestiones que a continuación se comentan con «cierto detalle».
Como consideraciones técnicas, de las que un jugador no ha de preocuparse pues se calculan de forma automática una vez que entrega su tarjeta al comité de competición o al club, en caso de que sea fuera de competición:

«El RBA se ajusta individualmente hoyo a hoyo, a un resultado máximo de doble bogey neto, es decir, a efectos de hándicap, en un hoyo individualmente no podrá computar más que un doble bogey neto, eso es exactamente lo mismo que estábamos haciendo con el stableford, ¿por qué? Porque en stableford, un doble bogey neto ya es una raya, es decir, a partir de un resultado peor ya es una raya en stableford, siendo el mismo efecto que con el nuevo cálculo». La idea de este ajuste es evitar que los resultados malos que se puedan dar en un hoyo, aquellos que no representan el nivel real del jugador, que no afecten al hándicap del jugador». Fórmulas de interés:

(1) Doble Bogey Neto = PAR del hoyo + Puntos Hándicap +2

(2) Resultado Bruto Ajustado (RBA) = PAR + Hándicap de Juego +36 – ResSTb Al RBA se le ha de extraer la dificultad del campo a través del valor del campo y del slope para determinar qué nivel ha tenido el jugador en esa vuelta. Posiblemente, la parte más importante del nuevo sistema.

(3) Nivel Jugado = (RBA – Vc – ASC) * 113/Vs

A ese nivel se podrán realizar una serie de ajustes:

1) Ajuste por resultados extraordinarios.Para un jugador que es capaz de mejorar de forma más rápida de lo que el sistema puede predecir, ya que los sistemas de hándicap están basados en jugadores promedio, se pueden ajustar de forma automática en función del resultado y del nivel: Así, si el nivel del jugador es al menos 7 puntos mejor que el hándicap que ya tenía el jugador, además del cálculo que se le haga, se añade la reducción de 1 punto. ¿Cómo? Se reduce un punto a todos los niveles anteriores (a los 20 anteriores) así, al calcular el promedio, sale un punto menos. Solo se hace ajuste en los anteriores y en el que dio lugar al ajuste extraordinario, no a los posteriores. Por ello, si vuelve a hacer un resultado extraordinario, se acumula, -1 en los que no tenían ajuste y -2 en los que ya tenían, para que el efecto del ajuste se mantenga en el tiempo.

2) Ajuste manual. Que es la apreciación de hándicap, a través del comité de competición, pues en todo sistema de hándicap debe existir tal posibilidad. El mecanismo es el mismo.

3) Ajuste de penalización. Cuando el jugador no entrega el resultado o es descalificado sin resultado que va a subir dos décimas (hasta ahora se subía 1 décima)».

Con todas estas consideraciones técnicas, se podrá conocer el cálculo del hándicap, es decir, el cálculo del promedio. Esto es, el Hándicap Mundial del Jugador se empieza calculando un promedio, se ordenan las vueltas por orden cronológico y se toman las últimas 20 vueltas. De entre esas 20 vueltas se promedian las 8 mejores. Una vez que el jugador entrega una vuelta, se vuelven a tomar las últimas 20 vueltas, es decir, la más antigua descarta y entra la nueva vuelta».

Pero, ¿qué ocurre con los jugadores que no tienen 20 vueltas -como yo por ejemplo-? Habrá que aplicar la siguiente tabla para evitar desventajas con los que sí han entregado ya 20 resultados:

A la hora de diseñar el nuevo sistema, se detectó un posible problema y es que un el promedio no está provisto de memoria, con lo cual, un jugador «pillín» podría jugar «peor» durante 20 vueltas para asegurarse un hándicap emboscado en un torneo y así ganar o quedar en mejor posición de la que podría con su hándicap menor y real. Para ello, se implementa un mecanismo de limitación que implica: Limitar subidas de hándicap con respecto a una referencia, en concreto, se toma como punto de inflexión el hándicap más bajo del jugador en los últimos 12 meses y, por encima de tal referencia, no se podría subir a una determinada cantidad. Por ejemplo, si el promedio que calculó es 3 puntos superior a ese hándicap más bajo de los 12, lo que suba a partir de ahí se va reducir al 50 % y si después de aplicar eso, es 5 puntos superior, ya no se podría subir más, y en el peor de los casos, salvo apreciación por el comité de competición, en ningún caso podrá subir 5 puntos de su hándicap por encima de su hándicap más bajo de los últimos 12 meses.

A modo de ejemplo:

Otras cuestiones interesantes:

«Los resultados de 9 hoyos serán válidos para hándicap para cualquier nivel de hándicap. A tener en cuenta que los resultados se extrapolan a 18 hoyos: segunda vuelta de PAR neto + 1 golpe (17 puntos); en el mismo campo que la vuelta de 9 hoyos. Y, el resultado extrapolado se añade a la Ficha de Actividad».

Sobre «mejor bola» cabe hacer mención a ciertas consideraciones y es que, al tratarse de un nuevo sistema basado en promedios, se necesita un resultado individual para poder realizar el cálculo, con lo cual, la actual baja y el método de ajuste desaparece, el resultado de la pareja debe ser al menos de 42 puntos stableford.

Con este fin, sólo se individualizará la vuelta de aquel jugador que al menos tenga 9 hoyos apuntados en la tarjeta y los hoyos vacíos seguirán las siguientes reglas para su contabilización: 1 punto y medio en cada hoyo vacío, excepto que el resultado de su compañero en ese hoyo haya sido inferior.

Una vez completada la tarjeta, se suma y el resultado se redondea a la baja y se convierte el resultado a golpes (PAR+HdJ+36-ResStb)».

¡No me extiendo más, muchas gracias por la lectura! ¡Ah! y quedo a la espera de que me llevéis la contraria sobre la naturaleza del hándicap si así lo veis oportuno.

[1] Definición extraída de las Reglas del Sistema del Hándicap, publicadas por la Real Federación Española de Golf, en enero de 2020.

[2]https://www.rfegolf.es/ArtculosDocumento/Comit%C3%A9%20Campos%20y%20H%C3%A1ndicap/2020/2020%20Gu%C3%ADa%20de%20Procedimientos%20del%20SMH.pdf

[3]«- Valor de Campo (Course Rating): Mide la dificultad de un campo para un jugador scratch. Por ejemplo un campo par 72 puede tener un Valor de Campo 71 lo que indicaría que es un campo difícil. – Valor Slope (Slope Rating): Mide la dificultad de un campo con relación al Valor de Campo, para un jugador que cumple nivel bogey. Por ejemplo, un campo que tiene un Slope de 90, al ser la media 113, indicaría que ese campo es fácil para un jugador de nivel bogey».

[4] Por ejemplo, la sentencia de 29 de septiembre de 2011 de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional trataba sobre la modificación fraudulenta de la tarjeta de resultados por parte de un jugador y su consecuente sanción en la que se proponía la retirada del hándicap durante un año.

[5] Carlos Lasheras Romero. «La naturaleza jurídica del hándicap en el golf». Revista Derecho del Deporte y del Entretenimiento. Pág. 170.