Saltar al contenido
Portada » Blog » Conflictos con la cláusula de rescisión en el baloncesto profesional

Conflictos con la cláusula de rescisión en el baloncesto profesional

Asesoramiento por sanción federación

Hoy toca hablar sobre conflictos con la cláusula de rescisión en el baloncesto profesional, es decir, del procedimiento en el que un exjugador del Baskonia fue condenando a abonar un millón de euros al mismo club por demostrarse haber incumplido el contrato en lo que se refiere a la rescisión de su contrato, aunque el propio juzgado rebajó la cantidad prevista inicialmente en el contrato por considerarla desproporcionada.

Sí, uno de mis primeros profesores de la carrera, en la Universidad de Oviedo, dio una recomendación: Antes de leer una sentencia, lee el fallo.

En concreto, ¿Qué resolvió el Juzgado de lo Social de Vitoria-Gasteiz el 10 de enero de 2024?

Que, por un lado, se tiene por desistida a SASKI BASKONIA, S.A.D., respecto de la acción ejercitada frente a KK Crvena Zvezda

Pero, por otro lado, ESTIMA PARCIALMENTE LA DEMANDA origen de las actuaciones promovida por SASKI BASKONIA, S.A.D., frente al jugador, e interesado EUROLEAGUE COMERCIAL ASSETS, S.A., y condena al jugador a que abone al club demandante la cantidad de 1.000.000 euros netos.

Por cierto, si algún abogado quiere buscar la sentencia en el CENDOJ, además de desearos suerte, os paso el número de búsqueda: 01059440012024100001, Roj: SJSO 3/2024 – ECLI:ES:JSO:2024:3

¿Sabes qué jugador es?

En cualquier caso, sabemos que el 23 de noviembre de 2022 el Baskonia interpuso una demanda contra el jugador de baloncesto, frente a la Euroliga y frente a KK Cvrena Zvezda (es decir, contra el Estrella roja de Belgrado).

¿Cuáles son los hechos del asunto?

Parece ser que el Baskonia y el jugador firmaron un contrato de deportista profesional el 14 de agosto de 2016.

El contrato preveía una posibilidad de prórroga unilateral por el Club por dos temporadas (la temporada 2019/2020 y la 2020/2021).

Por su parte, en la cláusula de retribución como es lógico y habitual, se pactaron las siguientes cantidades:

  • Temporada 2017/2018: 100.000.00 € netos;
  • Temporada 2018/2019: 150.000,00 € netos;
  • Temporada 2019/2020: 225.000.00 € netos;
  • Temporada 2020/2021: 275.000,00 € netos.

Además de lo anterior, el Baskoni se comprometía a facilitar al jugador una bolsa de dinero de 20.000,00 € netos por temporada de duración del contrato.

También se contemplaban una serie de bonus por objetivos colectivos que podían llegar a alcanzar los 55.500,00 € netos por temporada.

Es importante indicar que en el contrato se decía que las retribuciones indicadas se encontraban garantizadas, con independencia de que el jugador no pudiera desempeñar sus funciones como jugador por falta de habilidad, enfermedad, lesión, accidente, etc

Pista para saber de qué jugador de baloncesto profesional se trata:

En el momento en que fue contratado por el Baskonia contaba con 21 años y provenía del Club Atlético Quilmes del Mar de la Plata (Buenos Aires).

No era un jugador con una gran experiencia ni un reconocido prestigio, sino que más bien puede definirse como con una gran proyección y una importante apuesta a nivel deportivo, dentro de la política general del Baskonia de contratar jugadores jóvenes y formarles a nivel personal, deportivo y profesional.

Prueba de ello es que el primer año del contrato del jugador fue cedido al Club Atlético Quilmes del Mar de la Plata, su club de origen, al objeto de seguir formándose.

La retribución establecida en el contrato era muy importante en relación a la experiencia, edad y recorrido del jugador y dice el Baskonia que claramente superior al salario mínimo previsto en el convenio colectivo del momento. A efectos comparativos, la retribución mínima del convenio colectivo vigente de 1 de julio de 2018 a 30 de junio de 2022, era de 28.000,00 € brutos.

Cambian las circunstancias y se modifica el contrato con un anexo al contrato principal, anexo que se firma el 5 de agosto de 2019. ¿Objetivos?:

  • Ampliar la duración del mismo 5 temporadas más, en lugar de las 2 inicialmente previstasm (de tal forma que se extiende hasta la conclusión de la temporada 2023/2024)
  • Modificar, aumentando, la retribución a percibir durante dichas temporadas, incluidas las dos previstas en el contrato inicial; e
  • Incluir una serie de posibilidades de rescisión unilateral tanto por parte del Jugador como por parte del Baskonia.

Hay que recordar que el contrato inicial preveía una posibilidad de prórroga unilateral por el Baskonia por dos temporadas (la 2019/2020 y la 2020/2021) y, sin embargo, las partes libremente consensuan su extensión, durante 3 temporadas adicionales.

En cuanto a la retribución, se modifica y se mejoran del siguiente modo:

  • Temporada 2021/2022: 525.000,00 € netos.
  • Temporada 2022/2023: 625.000,00 € netos.
  • Temporada 2023/2024: 800.000,00 € netos.

Se le mantienen tanto la bolsa de dinero prevista en el contrato inicial, a razón de 20.000,00 € netos por temporada, como los bonus por objetivos colectivos que podían llegar a alcanzar los 55.500,00 € netos por temporada.

Y, se contempla la posibilidad de rescisión unilateral del contrato tanto por parte del Club como por parte del Jugador

Se pacta la opción de resolución unilateral del contrato o «corte» del Jugador, única y exclusivamente a la conclusión de la temporada 2022/2023, es decir, cuando quede una única temporada de duración y durante el periodo comprendido entre la finalización de la Temporada previa, la 2022/2023 y el 7 de julio de 2023, debiendo en caso de hacer uso de dicha facultad indemnizar al Jugador con la cantidad de 25.000,00 € netos.

En caso de no hacer uso de dicha facultad en el plazo señalado, el Baskonía venía en todo caso obligado a cumplir íntegramente lo acordado en el contrato.

Si bien, el jugador, disponía de la facultad de rescindir unilateralmente el contrato a la conclusión de cada una de las temporadas de duración

Previéndose la indemnización económica a abonar al Baskonia, en caso de hacer uso de la indicada facultad, cuyo importe varía, en función del destino del jugador.

¡Ah! Es importante matizar que la indemnización por rescisión conocida como «cláusula de rescisión» o «buyout», fue acordada libremente entre las partes.

La cantidad de indemnización prevista variaba en función del destino deportivo

Entonces, la indemnización a abonar por el jugador en caso de rescisión unilateral del contrato para su salida a la NBA o G-League era de 2.000.000,00 USD netos,

Mientras que si lo era para un equipo europeo (como fue el caso) o de la Liga China, la misma ascendía a 4.000.000,00 € netos

E incluso contemplándose la posibilidad de tener que completarse la indemnización en el caso de que inicialmente saliera con destino NBA o G-League y posteriormente fichara por un equipo Europeo o de la Liga China (Entiendo que previsto así para evitar engaños con ese puente de la NBA).

Una vez concluida la temporada 2020/2021

El jugador trasladó al Baskonia su deseo de salir con destino a la NBA, en concreto, a la franquicia de New York Knicks, LLC, haciendo uso de lo pactado en el anexo de marzo de 2019 arriba comentado.

Después de las negociaciones pertinentes

El 4 de mayo de 2021 se firmó el «Release Agreement» entre NEW YORK KNICKS, Baskonia . y el jugador.

El mismo día se firmó el acuerdo de resolución del contrato entre Baskonia y el jugador.

Consecuencia de lo anterior, y según lo estipulado, en el documento de resolución contractual, se contemplaba expresamente la forma de pago de la compensación económica prevista en el contrato y anexo. Ello en concepto de indemnización por la resolución anticipada del contrato al salir el jugador con destino a la NBA, y que ascendía a 2.000.000) de dólares netos

El pago de la compensación se compromete a hacerlo parcialmente el jugador y parcialmente la franquicia de destino, lo cual es debido a las limitaciones de la normativa NBA para hacer frente a estos pagos, por eso, se dieron todo tipo de facilidades de pago al propio Jugador, variando y ampliando los plazos de pago previstos en el acuerdo de resolución del Jugador con el Club.

El pago de la cláusula inicial de salida se paga.

¿Pero entonces cuál es el problema?

Pues, del documento de resolución suscrito entre las partes, resulta de especial importancia lo dispuesto en la cláusula cuarta porque se acordó entre las partes que el Baskonia:

  • Retendría en todo momento los derechos del jugador en cualquier otra liga que no fuera la NBA, es decir, para España, Europa y resto del Mundo, …
  • … previéndose expresamente que en el supuesto de que el jugador fichase posteriormente por un tercer Club de fuera de la NBA, que perteneciera a cualquier Liga de Europa (incluida España), China y el resto del Mundo, …
  • … el Jugador o el tercer Club, debieran abonar al Baskonia la cantidad de 2.000.000,00 de euros netos como compensación, …
  • … ya que la indemnización pactada en el contrato y Anexo para la resolución unilateral del mismo para un equipo distinto a la NBA o G-league era de 4.000.000 €.

Por si quieres leer la cláusula del acuerdo de resolución anticipada

Digamos que el jugador tras su paso por la NBA quiso regresar a Europa, y más en particular, a España y más en concreto, al mismo club con el que estuvo negociando su vuelta.

El Baskonia cuando supo que el jugador volvía a Europa, le planteó saldar la deuda de los 2 millones ahora reclamados (porque recordad que solo pagó 2 de los 4).

Le ofrecían contratarle por varias temporadas por un precio por debajo de su valor actual e incluso por debajo del que tenía en el Baskonia antes de marchar a la NBA.

Por cierto, debe señalarse además que la fórmula utilizada es la habitual en este tipo de operaciones de salidas de jugadores a la NBA, al objeto de facilitar las mismas, y mantener derechos económicos, que no federativos, en su retorno a Europa o su salida cualquier otro país.

Y aquí explota el problema

Esto motivó que el jugador rechazara esa «oferta» y decidiera finalmente irse a un tercer club (que mejoraba la oferta), el Estrella roja o KK Crvena Zvezda.

Es relevante recordar que el jugador ya había cumplido con el 50 % de la deuda (2 millones de euros, cuando marchó a la NBA).

Ante el desacuerdo

Se interpuso acto de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la Delegación Territorial de Álava del Gobierno Vasco. Se celebró el 16 de noviembre de 2022 sin que haya habido avenencia entre las partes (sin acuerdo).

¿Tú crees que es una cantidad proporcionada o no? Me refiero a la cláusula de indemnizatoria

Según los argumentos del Baskonia, es proporcionada tomando en consideración la edad temprana (21 años) de fichaje, su crecimiento como profesional y el prestigio adquirido a nivel internacional (que le ha llevado a importantes equipos en la NBA y Europa), su nivel de ingresos y el perjuicio causado a Baskonia por su resolución unilateral cuando el jugador comienza a tener un rendimiento importante para el Club y tras un periodo de esfuerzo e inversión de gran calado. E

s más, alega que, después de fichar por la franquicia de NEW YORK KNICKS LLC, el jugador ve rescindido su contrato, y se incorpora tras diversas vicisitudes y problemas médicos, a la franquicia de MILWAKEE BUCKS, en la cual permanece hasta el mes de Septiembre del año 2022.

A partir de dicho momento, se inician las conversaciones entre el jugador y el Baskonia que como comentamos no llegaron a buen puerto.

En cualquier caso, desde que comienzan las negociaciones de vuelta, estaba sobre la mesa la necesidad de completar la indemnización tal y como se expresaba en un mensaje entre el Director Deportivo y el agente del jugador: «Queremos como se puede observar que el jugador sea un jugador de tiempo en Baskonia, por eso, asumimos ese retorno de los 2 millones dentro del tiempo del contrato» .

El jugador no volvió al Baskonia por una cuestión meramente económica, desechando la oferta realizada y entablando negociaciones con otros equipos, momento en que se comienza a negociar el abono de la cláusula pactada.

Por cierto, el jugador reconoce la deuda en un mensaje a través de su agente:

Además, propone un calendario de pagos, … , decía el agente “te paso igualmente por aquí la idea porque vamos apurados que tenemos el escenario listo. El jugador pediría una línea de crédito para ingresaros 250.000 de inmediato (ya está hablado con banco y gestor, su patrimonio no da para más) y luego cada 30 de junio, os ingresaría el 25% del dinero neto cobrado durante cada temporada hasta saldar la cantidad total”.

No obstante lo anterior, de manera absolutamente sorprendente, dice el Baskonia, y sólo dos días después de las comunicaciones mantenidas entre los agentes del Jugador y Baskonia, …

… el Club Estrella Roja de Belgrado anuncia a través de sus canales oficiales (página web y redes sociales), la contratación del jugador.

Es de destacar que dicha contratación se efectuó sin ni siquiera ponerse en contacto con el Baskonia, ni realizar a éste comunicación alguna ni por parte del Club contratante ni por parte del jugador,

Y, vulnerándose e infringiéndose en todo caso, a modo de ver del Baskonia, de manera flagrante los derechos de que es titular el club, en virtud del reiterado acuerdo de resolución suscrito con ocasión de la salida del jugador a la NBA.

Tras el comunicado del Estrella Roja de Belgrado acerca de la contratación, el Baskonia solicitó la cantidad de 2.000.000 € debida al tercer club y al jugador. También se remitió a la Euroliga la comunicación.

¿Por qué es interesado aquí la Euroliga?

Porque en sus estatutos se dice que «Los clubes o jugadores/entrenadores informarán a la Compañía en caso de conflicto relacionado con el incumplimiento o terminación de sus contratos de trabajo, y mantendrán a la Compañía al día de cualquier cambio en el estado del conflicto (…)».

Pero, además, dice el Baskonia que existe una evidente responsabilidad del Club contratante, la cual, tiene el carácter de solidaria, en el supuesto de existir una resolución vinculante previa, e incluso lleva aparejada la retención y abono por parte de Euroleague del importe procedente con cargo a la distribución económica a los Clubes.

Adicionalmente a ello, la responsabilidad del Club contratante igualmente se encuentra prevista en el artículo 16 del Decreto 1006/1985, para el supuesto de resolución unilateral del contrato de trabajo por voluntad del deportista.

Para acabar, tanto el Jugador como el Club contratante no hicieron caso a los citados requerimientos y este último procedió a la publicación de un comunicado oficial en el que informaba de la recepción de la carta de libertad del Jugador y el oportuno transfer.

Finalmente, se procedió a la inscripción del jugador en la competición de Euroliga, lo cual es lógico porque el acuerdo de resolución contractual no suponía retención alguna de los derechos federativos, sino la necesidad de compensar económicamente a Baskonia en el caso de que fuera contratado por un tercer Club, como así ha sido.

La única respuesta a dicho requerimiento tuvo lugar por parte del jugador, con la interposición de una demanda de conciliación promoviendo una acción declarativa, adelantando sus motivos de rechazo a la presente demanda, y pretendiendo la nulidad de las cláusulas contenidas en el cuerpo del contrato. Solo las que le suponen la necesidad de indemnizar a Baskonia por la resolución unilateral del contrato, no el resto.

El jugador sostuvo su argumentación sobre la base de que la cantidad era abusiva y desproporcionada

Decía el jugador que ha existido un abuso de derecho. Es verdad que al jugador le asiste un agente profesional, pero también lo es que el precitado conoce el mercado deportivo, pero no es jurista ni abogado.

Inciso, si el agente revisa los contratos y realiza este tipo de transacciones tiene que conocer por responsabilidad la normativa y la gestión contractual, de lo contrario, debe solicitar apoyo jurídico porque como se observa al final no sólo vale conocer el mercado deportivo.

Sus argumentos además pivotan sobre esta consideración de nulidad y abuso de derecho:

El club pretende un ilegal derecho de retención a su favor contrario a la libertad al trabajo, derecho a la promoción, y desarrollo profesional, derechos indisponibles, por tanto, irrenunciables, por tanto, ese pacto que pretende hacer valer Baskonia es nulo de pleno derecho, ex art. 6.3 Cc.

Además, con independencia de que existiera o no derecho deportivo alguno, la imposición de la cláusula cuarta del acuerdo de 4 de mayo de 21, sería igualmente ilícita ( artículo 1275 CC) pues pretende que, al amparo del artículo 16.1 del Real Decreto 1006/1985, …

… con manifiesto abuso de derecho ( artículo 7.2 CC) y ruptura a su favor de la equivalencia de las prestaciones, imponer como consecuencia de la rescisión del contrato por el jugador, que éste le pague otros 2.000.000 € netos a sumar a los 2.000.000 euros ya percibidos en el momento de la resolución, si el jugador no contrataba con el club requirente al terminar su relación contractual con la franquicia NBA.

Si ya abonar 1.250.000 $ netos era gravoso y desorbitado para quien ha percibido durante el tiempo de contratación en la NBA la cantidad de 1.483.160,52 euros netos, ninguna justificación con base indemnizatoria de la rescisión puede tener la cantidad adicional requerida de 2.000.000 euros netos resultando una cláusula inválida por responder, en todo caso, al abuso de derecho ( artículo 7.2 CC).

Por cierto, aquí es muy importante saber que el haberse sometido a jurisdicción ordinaria española hace que la normativa Euroliga y otras deportivas como la NBA pierdan valor.

Consciente de ello, la euroliga es parte interesada y asume que la normativa interna de EUROLEAGUE no limita el derecho del trabajo y facilita el cumplimiento de la responsabilidad que se declare judicialmente.

El Estrella roja no es finalmente considerado como responsable solidario pues se desiste de ello como ya comentamos al inicio (Por cuestiones muy jurídicas que no vienen al caso).

El principio «pacta sunt servanda» obliga a las partes a dar cumplimiento a lo que han pactado en el contrato, …

… por lo que la aplicabilidad de la cláusula de rescisión es indiscutible y válida. Ahora bien, cosa distinta es que, por vía de la alegación de abuso de derecho como también sostiene con ahínco el demandado, se pueda cuestionar la adecuación de la cuantía establecida, lo que nos obliga a examinar si concurren los requisitos exigidos tradicionalmente para apreciar tal abuso.

[Por eso es recomendable seguir estos requisitos a la hora de redactar el contrato para evitar o minimizar problemas como es el caso].

Pues bien, valorando tales circunstancias, es verdad que el jugador incumplió parcialmente la cláusula, pues, como es sabido, cuando marchó a la NBA cumplió con el pago de 2 millones de euros al club demandante, si bien, a su regreso, finalmente, marchó a un tercer club y no abonó la cuantía rescisoria pendiente y libremente pactada a favor de BASKONIA (los otros dos millones de euros).

Ahora bien, dice el Jue que no es menos cierto que el Baskonia actuó con abuso y preponderancia sabedor de la suculenta cantidad que tenía que reclamar al jugador (2 millones), sumados a los otros 2 millones ya abonados, y sabedor de que el paso del jugador por la NBA no fue tan próspero -económicamente hablando-, pero que sí le erigía en un jugador prestigioso que hizo subir su cotización. Así, el club intentó seducir al deportista (insisto, más valorado tras su paso por la NBA) para que retornase al club, si bien, exigiéndole soterradamente la cláusula de rescisión pendiente, esto es, los dos 2 millones de euros que, en puridad, sólo debería abonar si marchaba a un tercer club, pero no si retornaba al Baskonia.

En definitiva, la tesitura del demandado respecto de su regreso a Europa y, en concreto, al Baskonia, supuso gráficamente – si se me permite- : «o trabajas para mí, y te cobro dos millones de euros»; «o te vas a un tercer club e igualmente te reclamo dos millones de euros».

Dicho de otro modo, se puede entender de la redacción de la cláusula de rescisión que se condiciona los movimientos laborales del jugador de baloncesto habiendo terminado incluso la relación con el club, según reflexionaba un compañero al hablar de esta sentencia.

Es decir, la aplicación de la cláusula de rescisión tal y como lo plantea el club demandante daña los intereses del jugador.

Por tanto, dice el juzgador que estamos ante un incumplimiento parcial por parte del jugador y también ante una cuantía indemnizatoria desproporcionada que invita a su moderación ex art. 1.154 CC.

Concluyendo,

La aplicación de la cláusula rescisoria, tal y como se plantea el debate, se declara desproporcionada y debe moderarse en aras de la equidad debiéndose orillar el posible enriquecimiento de una de las partes, por tanto, dice el juez que es justo moderar la indemnización en porcentaje igual a la deuda pendiente de abono (50 %), esto es, reduciendo la indemnización a 1.000.000 euros asumiendo el jugador el pago de tal indemnización que deberá abonar a Baskonia a causa de su incumplimiento contractual.

#DerechoDeportivo #DerechodelBaloncesto

Aquí puedes leer un caso de derechos de formación de baloncesto femenino

Contacta con la Asesoría en este enlace: https://www.diazmari.com/contacto-abogado-deportivo/ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protección de datos personales

Utilizaremos sus datos para publicar comentarios. Para más información sobre el tratamiento y sus derechos, consulte la política de privacidad.