Saltar al contenido
Portada » Blog » Superliga, Superliga, Superliga, …

Superliga, Superliga, Superliga, …

Sentencia superliga

Para hablar sobre la Superliga, primero hay que tener claro una cuestión relevante: La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2023 no resuelve sobre la validez o no del Proyecto de la Superliga.

Lo repito, la sentencia del TJUE no resuelve sobre la validez de la Superliga

¿Y entonces? Pues bien, para responder debemos insistir en que la sentencia del TJUE resuelve una cuestión prejudicial de interpretación.

¿Y qué es una cuestión prejudicial de interpretación?

Ya lo comentaba en la publicación anterior, y es que, una cuestión prejudicial es un instrumento de cooperación entre los jueces nacionales y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Las partes del litigio pueden sugerir que se plantee, pero en ningún caso pueden exigir que la planteen, por lo que es una responsabilidad de los jueces nacionales. (Se regula en el artículo 267 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea).

Se trata de una herramienta que permite solicitar la interpretación de una norma de la Unión Europea para a continuación decidir en el litigio nacional cumplimiento correctamente con la normativa comunitaria. Quizá garantiza que se aplique de forma uniforme el Derecho de la UE.

Es importante recordar que la sentencia que resuelve la interpretación de una norma de la UE tiene efectos de cosa juzgada

  • El juez nacional que la planteó tendrá que aplicar la norma de la UE conforme a la interpretación realizada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y será la sentencia del Juez y las posteriores decisiones (porque seguramente se recurran) hasta llegar a la sentencia definitiva la que tenga la “solución” a favor o en contra.
  • Además, tiene un efecto general en cuanto que los demás tribunales deben tener presente la interpretación para que sea aplicada en otros procedimientos.
  • En el caso de la Superliga, se planteó una cuestión prejudicial de interpretación, pero también hay otro tipo de cuestión prejudicial (de apreciación de validez) que no vamos a explicar puesto que normalmente en deporte no se utilizan y no se accionó en este caso.

Así se ha llegado hasta el TJUE, es decir, el Juez de lo Mercantil planteó la cuestión prejudicial de interpretación del artículo sobre el abuso de posición dominante de la estructura federativa del fútbol

La cuestión se desglosa a su vez en varias preguntas (o cuestiones prejudiciales): que se resuelven del siguiente modo.

Pero, antes de indicar la interpretación del TJUE, ¿ha quedado claro qué tenemos hasta ahora sobre la Superliga? ¿Queda claro que no hay una decisión en firme sobre el tema y que falta que el juez nacional español resuelva teniendo en cuenta la interpretación del TJUE?

Dicho de otro modo, no se puede aceptar la corriente periodística que indica que el TJUE ha fallado en favor de la Superliga. Ese tipo de titulares son incorrectos, insisto.

Así, partiendo de todo esto, el TJUE responde a la cuestión del juez nacional indicando que la autorización previa que debe de pedir cualquier tercero para organizar una competición en el ámbito FIFA y/o UEFA podría considerarse justificado en el caso de que se esta autorización trate de proteger los intereses legítimos del modelo europeo del deporte.

Para ello, el TJUE revisa la regulación donde se establece esta medida de FIFA y UEFA y llega a la conclusión de que FIFA y UEFA, en su posición de dominio, no disponen de un procedimiento transparente, criterios objetivos y materiales, medidas proporcionadas y no discriminatorias para que se entienda que efectivamente esta autorización protege los intereses legítimos que buscan la FIFA y UEFA.

Se sabe que la FIFA y la UEFA se opusieron al Proyecto de Superliga incluso amenazando con sancionar a clubes y a jugadores si decidían participar en la Superliga.

De hecho, esto se dice en el comunicado de prensa (y en la sentencia del TJUE) y básicamente resume el contenido de la sentencia

Para no perder detalle, literalmente se dice que “las normas de la Fédération internationale de football association (FIFA) y de la Union des associations européennes de football (UEFA) que supeditan a su autorización previa cualquier proyecto de nueva competición de fútbol de clubes, como la Superliga, y que prohíben a los clubes y a los jugadores participar en la misma, so pena de sanciones, son ilegales.

Ello se debe a que las facultades de la FIFA y de la UEFA no están sujetas a ningún criterio que garantice su carácter transparente, objetivo, no discriminatorio y proporcionado.

Asimismo, las normas que atribuyen a la FIFA y a la UEFA un control exclusivo sobre la explotación comercial de los derechos derivados de estas competiciones pueden restringir la competencia, habida cuenta de la importancia que estas últimas tienen para los medios de comunicación, los consumidores y los telespectadores.

Es más, cuando una empresa (como es la FIFA o la UEFA) tiene la facultad de determinar en qué condiciones pueden entrar en el mercado empresas potencialmente competidoras, esta facultad, habida cuenta del riesgo de conflicto de intereses que genera, debe ir acompañada de criterios que permitan garantizar su carácter transparente, objetivo, no discriminatorio y proporcionado.

Pues bien, las facultades de la FIFA y de la UEFA no están sujetas a ningún criterio de esta naturaleza. En consecuencia, la FIFA y la UEFA están abusando de su posición dominante”.

Sí, la FIFA y la UEFA, aunque son asociaciones sin ánimo de lucro, realizan actividades económicas, y en la sentencia se vuelve a aclarar el concepto de empresa y de actividad económica con el objetivo de que se entienda que estas dos entidades deportivas actúan en el mercado y afectan al resto de competidores o potenciales competidores en relación con la organización, administración y comercialización de competiciones internacionales de fútbol.

Se precisa en la sentencia que “los artículos 101 TFUE y 102 TFUE son aplicables a cualquier entidad que ejerza una actividad económica y que deba, como tal, calificarse de empresa, con independencia de su naturaleza jurídica y de su modo de financiación” (Considerando 112 de la sentencia).

[Aunque  con este resumen ya se podría acabar esta publicación, se pueden comentar detalles de la sentencia para complementar las reflexiones mientras que esperamos la decisión del Juez nacional con la interpretación que nos ha dado el TJUE].

___

¿Qué otros detalles son entonces interesantes?

Parte del problema que se plantea viene dado porque -el juez nacional dice que- FIFA y UEFA son a la vez “legislador y parte”

Por eso cuestiona si esto es puede ser contrario o afecta a la competencia efectiva del mercado, o si puede obstaculizar cualquier competencia en el mercado al haber tal conflicto de intereses.

Dice que FIFA y UEFA son al mismo tiempo:

  • Empresas que monopolizan el mercado de la organización y la comercialización de las competiciones internacionales de fútbol de clubes, en particular en el territorio de la Unión, y de la explotación de los diferentes derechos derivados de estas competiciones,

Y,

  • Asociaciones de Derecho privado dotadas, en virtud de sus propios Estatutos, de facultades normativas, de control, decisorias y sancionadoras aplicables a todos los demás grupos de interés del futbol

También reflexiona sobre la especificidad del deporte y si le son aplicables las normas que protegen la libre competencia de la Unión Europea o si por el contrario merecen una reserva especial que genere la no aplicación del derecho de la Unión.

No obstante, en términos generales, no se puede considerar que en todo momento la dimensión social del deporte excluya su condición económica y no puede dejar al deporte al margen de todas o de una parte de las demás disposiciones del Derecho primario de la Unión.

Para entendernos, analizando el concepto de especificidad establecido en el Libro Blanco del deporte (2007), parece ser que…

… «el deporte presenta determinadas particularidades a las que suele hacerse referencia como la “especificidad del deporte”».

En particular, la especificidad del deporte europeo puede abordarse desde dos prismas:

  • La particularidad de las actividades deportivas y las normas en materia de deporte, como las competiciones separadas para hombres y mujeres, los límites en el número de participantes en las competiciones o la necesidad de garantizar la incertidumbre de los resultados y preservar el equilibrio competitivo entre los clubes que participan en las mismas competiciones; y,
  • La particularidad de la estructura del deporte, que incluye, entre otras cosas, la autonomía y diversidad de las organizaciones deportivas; una estructura piramidal de las competiciones, desde la base hasta la élite, y mecanismos organizados de solidaridad entre los diferentes niveles y operadores; la organización del deporte sobre una base nacional; y el principio según el cual hay una única federación por deporte» (Libro Blanco del Deporte 2007).

Es importante comprender que se trata de un concepto asentado, pero que debe combinar su desarrollo con la aplicación del ordenamiento jurídico de los Estados en contraposición a las normas que son emanadas estrictamente de las entidades deportivas.

O lo que es lo mismo, la especificidad del deporte no es absoluta, sino que debe de respetarse y aplicarse el resto del ordenamiento jurídico, aunque con cierta relatividad en cuanto la propia Unión Europea entiende, tal y como vimos en la introducción, el deporte como una actividad con características propias que se deben tener presente en su día a día.

Se insiste en el Libro Blanco del deporte (2007) que «la jurisprudencia de los tribunales europeos y las decisiones de la Comisión ponen de manifiesto que se ha reconocido y tenido en cuenta la especificidad del deporte. Asimismo, orientan sobre el modo en que la legislación de la UE se aplica al deporte. En consonancia con la jurisprudencia consolidada, seguirá reconociéndose la especificidad del deporte, pero no podrá interpretarse de manera que justifique una excepción general a la aplicación de la legislación de la UE».

El modo en que se entrelaza la especificidad del deporte con el Derecho de la Competencia general se realiza a partir de la comprensión del deporte como actividad económica generado a su vez bajo el fundamento de que las entidades deportivas, sobre todo, las federaciones son consideradas como empresas.

Y así se puede explicar el concepto de especificidad y cómo a veces, si se pretende cumplir unos objetivos justificados, se pueda (a veces) evitar la aplicación del derecho de la unión o se aplique con menos fuerza.

En la sentencia de la Superliga se pone un ejemplo:

“Más concretamente, en el ámbito del deporte, el Tribunal de Justicia ha señalado, a la vista de los elementos de que disponía, que la normativa antidopaje adoptada por el Comité Olímpico Internacional (COI) no estaba comprendida necesariamente en el ámbito de aplicación de la prohibición establecida en el artículo 101 TFUE, apartado 1, aun cuando limitara la libertad de acción de los atletas y tuviera como efecto inherente restringir la competencia potencial entre ellos –

—definiendo un umbral por encima del cual la presencia de nandrolona constituye dopaje— con el fin de mantener el desarrollo noble, íntegro y objetivo de la competición deportiva, de garantizar la igualdad de oportunidades entre los atletas, de proteger su salud y de velar por el respeto de los valores éticos que constituyen el elemento central del deporte, entre los que se encuentra el mérito (véase, en este sentido, la sentencia de 18 de julio de 2006, Meca-Medina y Majcen/Comisión, C-519/04 P, EU:C:2006:492, apartados 43 a 55)”.

Seguiré estudiando la sentencia para poder mejorar el comentario, pero estos días son de familia, amigos y descanso, por lo que lo haré a la vuelta de vacaciones como es debido. Disculpen las molestias

(Y quizá se esté preparando ya un episodio del programa de podcast #DerechoDeportivoVersiónPodcast con una buena entrevista con lo cual, las reflexiones las dejamos para el episodio, ¿no?).

2 comentarios en «Superliga, Superliga, Superliga, …»

  1. Gracias, Montse.

    La explicación está muy clara.

    Habrá que esperar a la sentencia del juez español pero el TJUE se ha pronunciado sobre la ilegalidad de determinadas normas de UEFA y FIFA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protección de datos personales

Utilizaremos sus datos para publicar comentarios. Para más información sobre el tratamiento y sus derechos, consulte la política de privacidad.